¿Cuál es la diferencia?

¿Cuál es la diferencia?

Es la confianza, el escuchar de una persona no lo que quiero oir o me gustaría escuchar. Es analizar las cláusulas de ese contrato que estoy a punto de firmar con el banco, con otra persona, para mí o para otros. Es arriesgar lo que tengo por mí y los míos, porque lo doy todo por ellos pero podría equivocarme y ese todo, perderlo. Es sentir que alguien mira lo que me es más conveniente o si una situación puede dar lugar a otra que no he previsto. Es poder contar que He sufrido o hecho algo que no está bien y que me aconsejen qué hacer. He visto en internet, me han contado, he oído... pero no sé si es cierto.
Por esos y tantos otros motivos, el ejercicio de la abogacía lleva consigo la garantía de Independencia, Libertad de Defensa, Confianza e Integridad y Secreto Profesional.
No es trabajar de abogado. Es ser abogado.